Habitaria, te contamos qué hay detrás de esta transformación 360º

Diseñamos el interiorismo y la experiencia de usuario de esta inmobiliaria de barrio

Casos de estudio — 3 enero 2021

El proyecto de interiorismo de Habitaria, pese a ser un local de apenas 40m2, fue un proyecto en el que conseguimos una transformación de 360º gracias al estudio que realizamos antes de empezar cada proyecto y al aplicar las herramientas del interiorismo estratégico con las que trabajamos. Lo más potente de este proyecto no fue el cambio de imagen, sino el cambio en la forma de trabajar y atender a los clientes. Un modelo completamente nuevo en el sector inmobiliario que marcó una clara diferenciación con el resto de empresas del sector.

El encargo

Cuando conocimos al cliente, Juan Carlos Cuevas, llevaba 17 años trabajando en diferentes inmobiliarias dentro de la misma zona y 8 años dirigiendo una sucursal de una de las principales empresas del sector.

Su manera de trabajar con los clientes era completamente distinta a la que se suele asociar a este tipo de negocios. Juan Carlos ofrecía un trato muy cercano y amable que hacía que lo conocieran en todo el barrio. Todo esto hizo que se decidiera a dejar la franquicia que poseía, porque no se sentía cómodo con los valores que representaba, y emprendiera un nuevo proyecto, su propia marca. Lo primero que se elaboró fue el naming y la identidad corporativa. Todo el diseño gráfico de este nuevo proyecto fue elaborado por Carrasco Estudio.

En la fase de estudio y análisis previa que hacemos, una de las premisas que nos comentó fue que “la oficina que tenían no les ayudaba a atender a sus clientes tal y como les gustaría”. Por eso, lo primero que hicimos fue replantear la forma de trabajar, de atender al público y, en definitiva, definir cómo iba a funcionar el nuevo espacio.

Nuestro trabajo consistió en el desarrollo del interiorismo y de la identidad espacial teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales: la funcionalidad y la experiencia de usuario.

Desarrollo conceptual

Cuando empezamos con el desarrollo conceptual partimos de una serie de valores que venían asociados a la marca, valores como humilde, cercano, frescura, profesional, del barrio, familiar, flexible… De ahí extrajimos 3 palabras clave que reflejaban de forma sintetizada la esencia que tenía que tener el espacio: Hogareño, acogedor y familiar.

La idea de habitar es el centro de todo lo que rodea a este proyecto. Entendemos que Habitaria no es sólo una inmobiliaria donde se venden viviendas, sino que va mucho más allá de eso, Habitaría es el medio para encontrar un Hogar. A partir de ahí desarrollamos todo el concepto buscando dar al espacio el aspecto de un hogar más que el de una oficina tradicional. Un hogar es cálido, cercano, agradable, humano y familiar.

Al estudiar los nuevos espacios de trabajo nos dimos cuenta de que se diferencian bastante de lo que era una oficina tradicional. Ahora estos espacios están dotados de zonas de concentración, de espacios de socialización y de zonas de relax. Cada uno de estos espacios fomenta un tipo de relación laboral, mejorando el ambiente tanto para el trabajador como para el cliente. Así los límites entre una casa y una oficina son cada vez más difusos.

Interiorismo estratégico y desarrollo de la identidad espacial

Dado que las necesidades y los usos habían cambiado, se optó por hacer una reforma íntegra del antiguo local. Se eliminó toda la tabiquería, manteniendo solo una división entre el espacio principal y la sala de reuniones. Esta división se realizó en vidrio para conseguir la máxima amplitud, entrada de luz y claridad en toda la oficina.
Para aportarle calidez y confort acústico al espacio, decidimos panelar una de las paredes con tableros de madera de sapeli. Además, al intervenir esta pared que comunica las dos estancias principales, zona de trabajo y sala de reuniones, le damos continuidad al espacio y unidad. Se renovó también el pavimento, que se sustituyó por un pavimento continuo de pvc, un material más cálido y que ofrece propiedades acústicas, se alisaron las paredes y el falso techo y se modificó el vano del escaparate, que se bajó para alinearlo con la puerta de entrada y darle más visión al local desde la calle.

El espacio está dividido en cuatro zonas. Una recepción, donde los clientes pueden esperar a ser atendidos; una zona de oficina, donde trabajarán los empleados; una zona de atención al público, donde se harán las reuniones rápidas con clientes y las primeras tomas de contacto; y una sala de reuniones, donde tener más intimidad y hacer reuniones más multitudinarias o que requieran de mayor concentración.

Estas cuatro zonas son la base para poder hacer el proyecto flexible y escalable, y adaptarlo a nuevos locales en el caso de que la empresa se expanda y quiera franquiciar.

Todo el mobiliario ha sido elegido y diseñado teniendo en cuenta su alineación con los valores de la marca. Las zonas de atención y recepción recuerdan a las salas de estar de una casa, mientras que la sala de reuniones tiene más el carácter de un comedor, donde poder hablar y tomar decisiones con tranquilidad. En la zona de trabajo se ha optado por crear un ambiente mucho más neutro, utilizando el blanco como color base para todos sus elementos.

La presencia de la marca gráfica es la justa y necesaria ya que es mucho más importante la sensación que transmite el espacio en general que la presencia repetitiva de su logotipo o imagen gráfica. El hecho de darle mucha presencia al logotipo o pintarlo todo del color corporativo no serviría para comunicar los valores que se pretenden transmitir. Sin embargo, esta sensación de estar como en casa, es la que logra una experiencia de usuario diferente y única.

Conclusiones

En este post se puede ver una comparativa del antes y el después de la reforma. Una transformación de 360º para un local de apenas 40m2. Por pequeño que sea el espacio o el negocio, siempre se pueden conseguir mejoras a través del interiorismo estratégico.

Para nosotros, la recompensa más grande es lograr satisfacer a nuestros clientes ofreciéndole soluciones a medida que cubran sus necesidades y le hagan el día a día más cómodo. Así que nos quedamos con la valoración que nos dió el propio Juan Carlos tras varios meses trabajando en el nuevo espacio:

«Sólo puedo decir que con unos profesionales como vosotros todo es mucho más fácil. ¡Muchas gracias por el proyecto, estoy muy satisfecho!» Juan Carlos Cuevas, Director general de Habitaria.

Gracias Juan Carlos, por valorar nuestro oficio y por la confianza que depositaste en LEBLUME.

Año
2016
Ubicación
Málaga
Cliente
Habitaria
Interiorismo
Pedro Pérez
Damián López
Diseño gráfico
Alejandro Carrasco
Fotografía
Marinamluna
Volver Subir
LEBLUME. seleccionado en From Spain With Design 2020